• Imprimir

Corticoides vía intramuscular en agudizaciones de asma

Nota: Esta ficha es una recomendación para la ayuda a la toma de decisiones en la atención sanitaria. No es de cumplimiento obligado ni sustituye el juicio clínico del personal sanitario.

 

  • El tratamiento de primera elección en los servicios de urgencias de la agudización del asma es la administración de corticoides sistémicos, conjuntamente con los beta-agonistas inhalados.
  • En el manejo de las agudizaciones respiratorias, los estudios muestran que no hay diferencias significativas en el beneficio del tratamiento según la vía de administración, vía oral (VO) o vía intramuscular (IM) y, por lo tanto, se recomienda la VO como vía de elección en el tratamiento de la agudización del asma a causa de su gran biodisponibilidad.
  • La vía IM en la administración de corticoides estaría indicada en las agudizaciones graves cuando no esté asegurada la efectividad de la VO. También estaría indicada la vía IM cuando se ha de asegurar cumplimiento terapéutico o el paciente no colabora en la administración del medicamento para la VO.

En personas adultas en agudizaciones de asma, no se recomienda administrar corticoides intramusculares como primera opción cuando la vía oral está preservada, excepto en determinadas situaciones clínicas.

La administración de fármacos vía intramuscular (IM) es una práctica muy extendida en los servicios de salud de todo el mundo, especialmente en los servicios de urgencias, donde muchos motivos de consulta son por exacerbación de enfermedades respiratorias crónicas como el asma que son tratadas con fármacos mediante dicha. El asma constituye un problema de salud importante atendida su incidencia y prevalencia, y también por el el elevado número de visitas a los servicios de urgencias por agudizaciones.

El tratamiento de primera elección de la agudización del asma en los servicios de urgencias es la administración de corticoides sistémicos, conjuntamente con los beta-agonistas inhalados. La vía de administración de los primeros puede ser vía oral (VO), vía IM o vía intravenosa (IV).

Existe la creencia común entre los profesionales y la población en general de que la administración de medicación intramuscular comporta mayores efectos terapéuticos con respecto a la VO. Ello favorece, en muchos casos, el uso y la indicación excesivos por parte de los profesionales de fármacos intramusculares en esta situación clínica. La administración de medicación por la vía IM consiste en administrar fármacos en planos profundos de los tejidos intramusculares, lo que proporciona una absorción rápida y sistémica. Sin embargo, comporta riesgos derivados de ésta relacionados con la potencial afectación de grandes nervios y vasos sanguíneos, hematoma, dolor, infección o absceso, y fibrosis de los tejidos, entre otros.

En esta sentido, según la OMS, en el momento de tomar decisiones clínicas en la práctica diaria, se recomienda hacer un uso racional de los medicamentos. Es decir, que "los pacientes reciban fármacos apropiados a sus necesidades clínicas, en las dosis que satisfagan las necesidades individuales en un periodo de tiempo adecuado y con el menor coste posible". Así, la elección inadecuada de la vía de administración de fármacos o el uso excesivo de la vía IM es un ejemplo de uso inadecuado de los medicamentos, ya que en muchas ocasiones se administra medicación IM cuando la VO está preservada y puede comportar riesgos derivados de esta administración.

Numerosos estudios internacionales han comparado la efectividad de estas dos vías respecto a la mejora de la agudización del asma y muestran que no hay diferencias significativas según la vía de administración, por lo que recomiendan la VO como vía de elección en el tratamiento de la agudización del asma dada su gran biodisponibilidad. Administrar estos fármacos VO tiene un efecto terapéutico similar al de la vía IM y comporta menos riesgos derivados de la inyección IM. Estos riesgos pueden ser dolor, formación de hematoma, riesgo de afectación de grandes vasos y nervios, además del riesgo de pinchazos de los profesionales. Por lo tanto, si la vía IM no proporciona mayores beneficios terapéuticos en comparación con la VO, estos inconvenientes podrían ser evitados mediante la administración VO.

De esta manera, la administración de corticoides por vía IM estaría indicada en las agudizaciones graves cuando no esté asegurada la efectividad de la VO. También estaría indicada la vía IM cuando se tiene que asegurar el cumplimiento terapéutico o el paciente no colabora en la administración del medicamento por VO.

En conclusión, existe evidencia suficiente para utilizar los corticoides por VO en las agudizaciones asmáticas, con una efectividad igual en los administrados por vía IM con un coste menor y siendo menos invasivos. Hay que tener en cuenta que el proceso de toma de decisiones ha de implicar la evaluación del cuadro clínico, las indicaciones de la medicación según la evidencia existente y las preferencias de la persona.

Podeu fer-nos comentaris o suggeriments sobre les recomanacions Essencial.

Fecha de actualización:  23.01.2017